Amor

La presión en el pecho la ahogaba,
pero como una gran desgracia
el aire seguía llegando a sus pulmones.
Ceñida en éxtasis y abrazada por un gran respandor
dilataba sus brazos al viento
y como un gran jazmín propagaba su perfume alrededor.

Loca, loca, loca…
Se sentía loca y libre
por sentirse amada bajo un simple rayo de Sol.

ts2ukluecve-morgan-sessions.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s