Doula Maternidad

Las doulas brindamos apoyo emocional a la mujer durante las primeras etapas de la maternidad.
Formada para ello, aporto confianza a los instintos de la nueva madre a través de la escucha y la empatía; creo en el proceso natural del nacimiento, pero entiendo y acompaño cualquier decisión tomada desde la información, el respeto y la necesidad específica de cada mujer y su futuro hijo, no imponiendo en ningún momento mis propias creencias sino procurando crecer con cada nueva experiencia que tengo la ocasión de vivenciar.
Como doula NO ejecuto ninguna función sanitaria: no soy partera, matrona, enfermera, ginecóloga… Deseo lo mejor para cada nueva madre y la vida que está gestando, procuro disipar miedos en la mujer y/o pareja no pretendiendo suplir la función de nadie sino siendo un recurso en quién encontrar un espacio íntimo y personal para compartir con total libertad y seguridad las inquietudes de esa nueva experiencia vital.

doula maternidad.jpeg
La sociedad actual nos empuja a vivir cada vez más en núcleos reducidos, pero es durante la maternidad que la mujer echa en falta las redes de apoyo mantenidas ancestralmente y a lo largo de toda la historia por las mujeres; la figura de la doula está presente desde los comienzos de la Humanidad pero es precisamente ahora, después de tantos años de avances tecnológicos y desarrollo médico en el nacimiento, que la figura resurge con fuerza dada la alta demanda por parte de las madres de un acompañamiento respetuoso en lo personal, emocional y, en definitiva, aquello puramente humano.
Países como Canadá, EEUU, Inglaterra, Holanda o Suecia, recomiendan la presencia de una doula durante el embarazo, parto y post parto ya que ayuda a liberar ansiedades, proporciona bienestar y reduce los gastos económicos asociados a la intervención médica.
Como bien dice el Dr. Marshall Klaus: “Si la doula fuera una máquina, todos los hospitales tendrían una.”

Foto: freestocks.org

 

 

Anuncios